Una travesía por las costas de Vietnam para celebrar las fiestas de fin de año en el sudeste asiático.

19 DE DICIEMBRE AL 7 DE ENERO, 2018

Las fiestas de fin de año son momento especiales que se llenan de significados, tradiciones y rituales.

Cada lugar en el mundo tiene sus propios ritos y costumbres: en España doce uvas que se van comiendo una a una con las campanadas de la iglesia del pueblo. Londres celebra el Año Nuevo con el “First Footing”, que consiste en llegar el primero a casa de los amigos y familiares, después de las campanadas, y ser así el portador de la buena suerte para el Nuevo Año. En Dinamarca dan la bienvenida al nuevo año rompiendo la vajilla vieja, una forma peculiar de ahorrase lavar los platos de la cena de Nochevieja. Japón también despide el año con campanadas, pero con 108, número que representa los pecados que se todos tenemos en mente. La tradición recibe el nombre de “joya no kane” y se toca en los templos.

Las fiestas de fin de año representan el momento ideal para reunirse y celebrar buscando una experiencia inolvidable con aquellos que más nos importan, la familia, amigos, amores…

Un viaje, un gran viaje tiene buena parte de los ingredientes que requiere la mejor receta de fin de año. Viajar con los nuestros, con quienes queremos perpetuar el recuerdo de un instante mágico en la vida, con quienes llenar de significado un momento de la vida y que se constituya un gran hito, que cada uno guardará como recuerdo imborrable. 

Celebrar navidad y año nuevo lejos, y más aún en culturas e idiosincracias diferentes, será siempre una experiencia inolvidable.

Le invitamos a una gran travesía por el sudeste asiático que zarpa desde Hong Kong y celebra Navidad en alta mar rumbo a Vietnam para amanecer el 25 de diciembre en una de las bahías más hermosas del planeta, Halong Bay. El viaje recorre la costa del sudeste asiático para recalar en Bangkok el día 31, y seguir a Singapur recién la tarde del 1 de enero, así entonces, la noche vieja, la cuenta regresiva y la celebración tienen lugar de Bangkok, una de las ciudades multiculturales más fascinantes del mundo, una celebración en medio de esa mezcla increíble de lo mas contemporáneo de lo moderno junto a las tradiciones, ritos y culturas del Asia ancestral.

Salida 19 de diciembre, 2018

CUPOS LIMITADOS

La vorágine de Vietnam

Vietnam es una de las culturas más antiguas del sudeste asiático, su origen es del 2000 aC y en su compleja historia ha sido influenciada por las culturas china, temer,india y por el colonialismo francés. Su gran patrimonio arquitectónico da cuenta de ello en antiguos templos; en los edificios del siglo XVI de Hanoi, que reflejan influencias japonesas y chinas; en bulevares, iglesias y teatros construidos por los franceses repartidos por todo el país, aunque muchos están cada vez más amenazados por el desarrollo.
Vietnam es también un espacio de arrozales infinitos, tierras altas y un sinfín de verdes, muchos que jamás habíamos visto en lugar alguno. Su lado oriental lo baña el Mar de China Meridional, playas e islas llenas de palmeras que se están convirtiendo en paraísos del turismo. Innumerables sitios y maravillas naturales, desde Hanoi, en el norte; Halong Bay que ha impresionados a poetas, pintores y viajeros, durante siglos y la bulliciosa Ho Chi Minh City (Saigon).

Y no hay que olvidar la gastronomía. La cocina vietnamita ha ido maravillando con sus platos a todo el mundo en los últimos años. Pho, banh mi y otros son ahora familiares para los comensales del planeta. Sin embargo, dado que la cocina vietnamita enfatiza los ingredientes frescos, no se puede comparar un banh mi que se sirve en Brooklyn o Berlín con uno preparado con cilantro del propio jardín, y de un rodal recién sacado del mar. Detenerse en uno de esos puestos de comida en la vereda y sentarse en un piso plástico, para obtener  a continuación algo  simplemente celestial. Desde sopa de fideos pho, rollitos de primavera, banh mi o arroz pegajoso y mariscos, la comida vietnamita siempre es sabrosa, fresca y saludable.

Bangkok

Fundada hacia finales del 1700, tras el saqueo y destrucción del reino de Ayutthaya por los birmanos. Su nombre viene de Ban Kok, aldea de olivos y fue la capital de Siam, hasta que terciado el siglo XX paso a llamarse Tailandia.

Una peculiaridad tienen Tailandia y Bangkok ¡Nunca fueron colonizados por las potencias europeas! Aprovechándose de la rivalidad franco-británica en la región se convirtieron en un estado puente entre los países del sudeste asiático influenciados por los franceses (Indochina) y por los británicos (India y Birmania).

Si bien el país es principalmente budista, a muchos tailandeses les encanta las celebraciones de fin de año occidental. La navidad está muy presente, sobre todo en los centros comerciales, la decoración, luces, y árboles gigantes es tanta como en capitales europeas.

Para el Año Nuevo los tailandeses tradicionales visten de blanco y lo pasan meditando en algún templo.

En Ploen Chit, Ratchaprasong y Pathumwan se preparan conciertos de con famosos cantantes tailandeses; músicos y bailarines internacionales;  y un espectacular castillo de fuegos artificiales para la cuenta regresiva.

La celebración masiva “mas occidental” sucede en el Central World, el centro comercial, y reúne miles de personas, beer gardens, pantallas gigantes y la cuenta regresiva.

Una celebración más tradicional ocurre en el mercado nocturno Asiatique, en la ribera del rio Chao Phraya, con cuenta regresiva y artistas tailandeses.

Bangkok es el paraíso de las compras en el sudeste asiático, su vida nocturna es de las más animadas y diversas del mundo y, junto a ello, la oferta de ricas experiencias culturales de primer nivel que se ofrecen muy pocas ciudades la pueden igualar.

Recorrer los cientos de mercados que invaden la ciudad, degustar las picantes especialidades culinarias, visitar algunos de sus múltiples y coloridos templos y atreverse por sus bulliciosas y caóticas calles es una experiencia exótica como pocas!

Singapur

Singapur es una ciudad estado, rica y soberana, en el sudeste de Asia. Otrora puesto de comercio colonial británico, hoy es un centro financiero mundial próspero y se describe como uno de los “tigres” económicos de Asia. Famoso por su conservadurismo y estrictas leyes locales, es un país que se enorgullece de su estabilidad y seguridad.

Al igual que las grandes ciudades-estado del pasado, ofrece la civilización y el orden en el más alto grado. Su combinación de desarrollo de estilo occidental y calma de estilo oriental parece presentar lo mejor de ambos mundos: es una metrópolis moderna donde se siente seguro caminando por las calles, y es un centro de negocios asiático que es un modelo de eficiencia. Singapur también es una ciudad multicultural, y cerca de una cuarta parte de su población son expatriados o trabajadores extranjeros de todo el mundo. Conocido por su deseo de convertirse en el centro tecnológico de Asia, Singapur es el país más conectado de la región.